Análisis de Stadia tras 90 días de uso. Luces y sombras de la consola sin hardware de Google. ¿Renovamos?

Ya han pasado algo más de tres meses desde la llegada del Founder’s Pack de Stadia a casa. Unos 90 días mal contados en los que muchos se han sentido más testers que Early Adopters de la experiencia.  Y, en muchos sentidos, esa marca de tiempo inicia el verdadero punto de inflexión de su propuesta de juego en nube: ahora toca pagar por mantener la suscripción Pro y, por extensión, es hora de hacer balance de lo que ofrece. Y de lo que no ofrece.

Lo que me deja: casi cien días en los que he podido poner a prueba la promesa de juego sin ataduras de hardware (más allá del que ya dispongo, claro) y una parte significativa de lo anunciado originalmente. A fin de cuentas, No es casualidad que el juego a resolución 4K haya llegado a navegadores poco antes de que se empezaran a cobrar los casi diez euros en los que está valorada la mensualidad Premium.

Lo curioso aquí es que -de no continuar la suscripción de pago- el modelo gratuito de Stadia (el cual da acceso sólo a los juegos adquiridos) me ofrece la resolución con la que el servicio fue lanzado. A fin de cuentas, con el mando de Stadia, el Chromecast Ultra y sus respectivos cables solo echaría en falta los juegos recibidos por ser miembro preferente.

Muchos Early Adopters de Stadia se han sentido testers del sistema de Google. Por algo será

Con eso por delante, es el momento clave de Google: asentar a los Early Adopters o dejarlos escapar poco a poco. Siendo conscientes, claro, de que como cualquier consola o sistema de videojuegos el gigante online solo puede hacer la mitad del trabajo: la otra mitad la tienen que poner los desarrolladores de videojuegos.

Lo esencial: el juego en nube es el presente, no el futuro

Stadia

Hablar de Google Stadia es referirse a un sistema de videojuegos similar a una consola, con dos notables diferencias: lo puedes ejecutar desde tu navegador de internet y ejecutar los juegos es tan sencillo como poner un vídeo en YouTube o una canción en Spotify.

Pero lo que realmente lo hace interesante es que jugar en nube con buena calidad de vídeo, como en los dos ejemplos anteriores, solo tiene un único requisito: disponer de una conexión de internet. Es más, mientras mejor sea tu calidad de conexión, mejor es tu experiencia de juego.

Jugar desde Stadia es olvidarse de todo lo que no esté relacionado con la experiencia de juego. Se acabó estar pendiente de los requisitos, tener renovar el hardware y los componentes y medir espacio que tenemos disponible en el Disco Duro. Ni siquiera a la hora de jugar a títulos que reclaman cientos de Gigas.

Todo se ejecuta desde la nube de Google y hasta ahora ha ido siempre como la seda, salvo -claro- cuando he querido hacer experimentos.

Screenshot 910Arrancar un juego en navegadores es tan sencillo e inmediato como pulsar el botón reproducir

Y ahí no acaba la cosa: olvídate de instalar actualizaciones. De tener que poner al día los controladores. De equilibrar los ajustes del juego para que luzca lo mejor posible dentro dentro de un rendimiento disfrutable. La sensación de iniciar un juego es como la de las consolas, solo que no necesitarás esperar ni un segundo extra al iniciar el juego cada vez que haya un nuevo parche.

Lo malo, claro, es que son las compañías las que deciden cuando llegan las actualizaciones.  Como ocurre en cualquier plataforma de juego, claro. Y se han dado casos en los que hay un acusado margen de contenidos entre la versión de otros sistemas y el de llega a Stadia.

Con Stadia puedes jugar a Red Dead Redemption 2 en un PC de gama media-baja, pero también en un Mac o un Linux. Un aliciente enorme

Stadia es fluido desde el día uno y lo cierto es que el aumento de resolución no ha pasado factura a la experiencia. Pero lo verdaderamente interesante es que lo he puesto a prueba en equipos que no uso para jugar -y que tampoco están preparados para ello- y me permite disfrutar de cada juego con total normalidad (y comodidad).

Y lo que es todavía más interesante: se convierte en esa ventana hacia verdaderos juegazos en sistemas que normalmente cuentan con pocas opciones. Es decir: con Stadia puedes jugar a Red Dead Redemption 2 en un PC de gama media-baja, pero también en un Mac o un Linux. Y próximamente también Cyberpunk 2077.

Pero lo mejor es que estos juegos aparecen en tu pantalla con los ajustes máximos. Y para muestra, aquí tienes dos gameplays propios de Samurai Shodown y Metro Exodus.

  • En lo referente a la propuesta de lucha de SNK, el juego va fino en respuesta, no solo con el mando de Stadia, sino con cualquier modelo de mando. Uno de los puntos fuertes es que el propio juego ha detectado y hecho compatible todos los periféricos que he asociado al PC.
  • Metro Exodus, por otro lado, lo he jugado a través del ratón y teclado y es cierto que, en su caso, he notado un retardo en la respuesta. El juego luce impresionante, desde luego, y es un milagro verlo moviéndose en equipos modestos y verse tan bien. Pero lo mejor es que, a partir del punto en el que nos encontramos, todo tiene un margen de mejora.

Por supuesto, hay Stadia más allá del PC: los ChromeCast Ultra ya se han actualizado para ser compatibles con el servicio y el mando incluido en el Founder’s Pack. A lo que hay que sumar más de una veintena de dispositivos móviles incluyendo las marcas de Pixel de Google, los modelos más recientes de Samsung Galaxy o los terminales de Razer.

Es decir, la propuesta de juego de Stadia no solo compite con Steam o Epic, que también, sino que ambiciona llegar a cualquier dispositivo conectado a internet. El problema actual, o uno de ellos, es que -de momento- la cantidad de dispositivos compatibles debería ser mayor.

Por otro lado, el punto neurálgico de Stadia es su app de móviles. Un trámite obligatorio y un proceso algo engorroso inicialmente que luego, una vez activada la suscripción, se vuelve innecesario en navegadores. Especialmente, desde que es posible acceder a la tienda de juegos desde ahí.

Stadia

Pero, por otro lado, también tiene su razón de ser: desde esa aplicación asociada a nuestro móvil podemos proyectar nuestra cuenta, biblioteca de juegos y perfil de Stadia a otros dispositivos como los ChromeCast Ultra de nuestros amigos y familiares.

Lo cual no quita que hubiera estado mejor como método opcional en lugar de como único sistema.

Otra cosa, claro, es pedirle a Stadia un rendimiento similar al de contar con una NVIDIA GeForce GTX 1060 con 6 GB de memoria. De momento, no cuentes con efectos como el Ray Tracing. Lo cual no significa que puedan llegar a través de una actualización. El plan siempre ha sido mejorar el servicio y, sobre todo, evitar a los suscriptores la obsolescencia del hardware.

El plan siempre ha sido evitar a los suscriptores la experiencia obsolescencia del hardware

La primera valoración es clara: Stadia no es una promesa, es una realidad. Funciona y, lo que es mejor, me permitirá jugar a los juegos actuales y venideros en los dispositivos con internet y ordenadores sin preocuparme de adquirir nuevas tarjetas gráficas, administrar mi PC o tener que actualizar el juego. 

Ahora toca evaluar a qué vamos a poder jugar, y eso es un tema aparte

Hablemos de su catálogo de juegos (y de cómo Ubisoft puede marcar la diferencia)

Screenshot 909

El catálogo de Stadia está compuesto a día de hoy por 26 juegos (algunos con diferentes ediciones) de los cuales únicamente uno de ellos es exclusivo. Se prevé la llegada de nuevos títulos, entre los cuales encontraremos exclusividades temporales a corto plazo, y más de 120 títulos -como mínimo- de aquí a que se cierre el año. ¿Son suficientes? Hablemos primero de la calidad de los que ya hay.

De partida, todos los jugadores que han recibido el Founder’s Pack han tenido la oportunidad de reclamar seis de los 26 juegos de Stadia:

  • Samurai Shodown: un relanzamiento del clásico de SNK que saca partido al Unreal Engine.
  • Destiny 2: la Colección: el lote definitivo del shooter de Bungie con todo el contenido hasta la fecha.
  • Farming Simulator 19 Platinum Edition: el simulador de granjero más ambicioso de la historia.
  • Thumper: un arcade de corte musical en el que deberemos llevar al límite nuestros reflejos.
  • Metro Exodus: un shooter post-apocalíptico en primera persona con una ambientación brutal.
  • Gylt: un juego de misterio y aventuras desarrollado por tequila Works. El único exclusivo hasta la fecha de Stadia.

Stadia

¿Qué más podemos encontrar en la plataforma de Google? Entre otros:

Vistos en conjunto, lo que se ofrece desde Google no flaquea. Pero tampoco impresiona demasiado. A fin de cuentas, muchos de estos títulos ya cumplieron su ciclo comercial cuando se estrenó la plataforma de juego en nube. 

Y lo cierto es que se hecha en falta un verdadero caballo de batalla dentro de la plataforma.

No es que no se esté trabajando en ello, claro. Jade Raymond está liderando los estudios internos de Stadia. Pero llama la atención que, desde su anuncio hasta hoy solo Gylt haya cubierto -y defendido- la cuota de exclusividades, cuando se debería tener un despliegue más tentador de partida.

Lo cual no quita que el futuro de Stadia sea realmente prometedor. Es más, entre los juegos que llegarán a lo largo de este año destacan dos sobre el resto:

  • Cyberpunk 2077. Un RPG en primera persona que se presenta como canto del cisne de la actual generación de consolas, siendo Stadia la puerta de entrada perfecta para muchos jugadores de PCs modestos o con otros sistemas operativos para poder echarle el guante.
  • El otro gran título también es una celebración por todo lo alto del rol, pero con un punto extra de nostalgia: Baldur’s Gate 3 será el primer gran los golpes sobre la mesa para este año tras el retraso de Cyberpunk 2077. Un juego que, de largo, está llamado a abanderar el servicio.

Y ahí no acaba la cosa: este mismo mes se pondrá a prueba la beta en Stadia de Uplay +, el servicio de suscripción de Ubisoft con todo su catálogo pasado, presente y futuro incluido y que partirá con más de 100 juegos de lanzamiento.

Un servicio que, a la vez, promete ser el próximo gran revulsivo que tendrá el juego en nube de Google, dando la bienvenida a una cantidad enorme de juegos clásicos y garantizando todos los futuros proyectos del gigante galo en Stadia.

Ahora bien, para disfrutar de Uplay+ no es necesario pagar la suscripción Pro de Stadia: es decir puedes pagar la mensualidad de Ubisoft y jugar desde el navegador de tu PC sin pagar un céntimo por el uso de la plataforma de juego de Google. ¿Qué ventajas tiene entonces la mensualidad de Stadia?

Todo lo que Stadia ha añadido desde su lanzamiento vs. todo lo que ofrecen los otros servicios en nube

Stadia

A lo largo de estos meses, Google ha sumado y cumplido mucho de lo prometido que quedó pendiente de lanzamiento. Nos referimos a elementos superficiales como los logros y otros de carácter más técnico como el vídeo en 4K. Incluso ha comenzado a desplegar el servicio Stadia en móviles más allá de los sistemas Píxel. Sin embargo, otros ya ofrecen lo mismo.

1. Microsoft va a por todas con su servicio en nube

Si bien Microsoft todavía tiene por concretar mucho sobre Project xCloud, su alternativa se puede disfrutar en cualquier dispositivo Android que cumpla unos requisitos mínimos. De cara a su lanzamiento, además, contará con el respaldo del catálogo y los servicios de Xbox, lo cual le da una ventaja muy potente.

2. PlayStation ya ofrece cientos de juegos en su alternativa

Por parte de PlayStation, de momento las bazas están en PS Now. La contra es que sólo se puede jugar en PS4, PC. Es más, la resolución y calidad en PC está muy por detrás del resto.

Pero por una mensualidad de aproximadamente 15 euros da acceso instantáneo a cientos de juegos, incluyendo valiosísimas exclusividades del legado pasado y presente de PlayStation. Es decir, no tendrás que pagar un céntimo extra por los juegos.

3. Con GeForce Now no vuelves a pagar por los juegos que ya tienes

Finalmente tenemos el servicio de GeForce Now de NVIDIA, el cual incluye tecnología RTX. la posibilidad de jugar a determinados juegos que ya has adquirido en otras plataformas y es posible disfrutarlo en PC, Mac y los teléfonos Android.  Sin embargo, hay letra pequeña: las sesiones de juego en la suscripción gratuita son de una hora.

Con las anteriores alternativas alineadas y la futura entrada de EA en la ecuación, es posible establecer Stadia las flaquezas de Stadia y, de paso, entender lo que necesita priorizar:

  • Por un lado, Google necesita implementar el soporte de Stadia a más dispositivos y terminales. Es más, actualmente no hay una fecha prevista para su lanzamiento en iOS (iPhone e iPad) pudiendo ser un potente golpe sobre la mesa para atraer a ese segmento de usuarios.
  • Por otro lado, Stadia cuenta con una desventaja palpable en lo referente a catálogo y exclusividades. En lo personal pienso que mientras más tarden en sumar juegos más posibilidades tendré de recibir un título de gran calibre entre los que ya están disponibles, pero admito que echo en falta muchos títulos esenciales y deseo ver demasiados de los que están previstos para este año.

Lo cual no quita que haya elementos realmente diferenciadores de Stadia, los que están llamados a marcar la diferencia, pese a que vayan a llegar más tarde de lo previsto.

Me refiero, entre otros, al State Share, el sistema para compartir mis partidas y creaciones con un simple enlace o disfrutar de las de otros; o un Crowd Play que permitiría saltar sin trámites a juegos que se están emitiendo por terceros en tiempo real.

Screenshot 911

Y es en este punto donde me doy cuenta de que el verdadero problema de Stadia no es la fuerza de su catálogo o que funcione bien, que lo hace, sino el despliegue que está teniendo el proyecto y la escasa comunicación que hay por parte de Google de cara a sus suscriptores.

La duda ahora está en decidir qué pesa más: lo bueno o lo malo.

El veredicto final: ¿renovamos?

Stadia

Cuando aposté por Stadia, desde su presentación oficial, lo hice con una perspectiva de futuro. Tenía el cuerpo preparado para que el servicio no arrancase ofreciendo una experiencia de juego propia de la que esperaba ver en la siguiente generación de consolas y, por cuestiones de lógica, sabía que una cosa es ejecutar los juegos dándole a un botón y otra que no hubiesen tiempos de carga.

Pero, siendo sinceros, y como dije meses atrás en mis impresiones iniciales, me hubiera gustado que Google  hubiese sido más transparente con lo que se ofrecería de lanzamiento y lo que no estaría incluido. Anunciarlo de manera más abierta y que no fuésemos nosotros, los medios especializados, los que tuvimos que investigar por nuestra cuenta. ¿Qué menos que enviar un email a alguien que apuesta por el lote de Fundadores?

Echo en falta muchos elementos concretos. No solo la compatibilidad con más dispositivos, que también, sino cosas más sencillas, como una sección para la comunidad más allá de los foros oficiales o el canal de Discord. Algo tan simple y básico como poder compartir mis capturas de pantalla desde mi navegador a mi Twitter o enviarla por Whartsapp. Entiendo que en el futuro, cuando se implementen las funcionalidad prometidas, se podrá hacer.

Stadia

Dicho lo anterior. Y siendo consciente de todo lo que le falta, Stadia sigue teniendo mi voto de confianza. El suficiente como para mantener mi suscripción Stadia Pro y estar decidido a mantenerla, como mínimo y si la cosa no se tuerce, hasta la llegada de Cyberpunk 2077.

Porque, entre otras cosas, estoy contento con la experiencia de juego en nube de Stadia. Lo justo como para querer seguir sumando nuevos juegos cada mes, sin tener muy claro qué es lo que llegará, y disfrutar de los que tengo y tendré en 4K en navegadores, TV a través de Chromecast y, con algo de suerte, espero que pronto en iPhone. Cruzo los dedos.

Es el momento clave de Google: asentar a los Early Adopters o dejarlos escapar poco a poco

Pero, especialmente, porque tengo interés en que un día no muy alejado pueda crear una aventura, un punto de guardado o una experiencia de juego en forma de misión, mapa o mod;  y compartirla aquí y para ti, amigo lector. Y que continúes en aquello que haya creado y llegues más lejos de dónde yo haya imaginado.

Y también quiero organizar un torneo de NBA 2K, transmitirlo en YouTube y que se una quien quiera a una partida que deje de ser mía y empiece a ser nuestra. Porque siento que ese es el futuro del videojuego.

Stadia

Porque deseo estar presente y en primera fila para el regreso de Baldur’s Gate. Y lanzarme a la aventura con Jose y Yúbal, porque los tres le llevamos siguiendo la pista a la saga desde tiempos arcanos y nos lanzamos a por Stadia de cabeza. Prácticamente, desde el día uno.

Y porque no sé qué planes tendrá CD Projekt Red para el multijugador de Cyberpunk 2077. Pero estaré encantado de descubrir cómo Stadia puede sacarle un provecho extra a la fascinante Night City y, que nos aliemos con Johnny Silverhand para ponerla patas arriba. Un plan que suena demasiado bien como para dejarlo pasar.


La noticia

Análisis de Stadia tras 90 días de uso. Luces y sombras de la consola sin hardware de Google. ¿Renovamos?

fue publicada originalmente en

Vida Extra

por
Frankie MB

.

Recopilamos las mejores noticias de la red para que puedas estar completamente informado sin tener que moverte de GAMERZZ TOP.